Videojuegos para rehabilitarse después de las quemaduras

    41
    12
    Compartir

    Uno de los niños que participa en los ensayos de la Doctora Parry en los EEUU

    Cuando la doctora Ingrid Parry vio a sus hijos pequeños jugando con la consola, se le ocurrió que aquélla podía ser una buena idea para ayudar a sus pacientes con graves quemaduras. La rehabilitación física de estas lesiones es clave para que la piel no se contraiga tanto que acabe presionando las articulaciones, y Perry pensó que los videojuegos que obligan a movilizar todo el cuerpo -tipo Wii- podían fomentar la actividad física y distraer la mente.

    Parry, especialista del Instituto de Investigación Militar de la Universidad de Texas (EEUU), visitó Madrid recientemente invitada por la Unidad de Quemados del Hospital de Getafe para hacer una demostración del papel que pueden tener los videojuegos en la recuperación de estos pacientes (tanto adultos como niños); una experiencia que en su centro han probado ya cientos de afectados con buenos resultados y cuya publicación está pendiente de aceptación en la revista Care Reserch.

    “Después de las quemaduras, muchos pacientes -sobre todo niños- no quieren participar en actividad física y las terapias de rehabilitación por el dolor y la ansiedad asociada al movimiento”, explica Parry a EL MUNDO en un descanso del ‘II Simposio internacional sobre el enfermo quemado crítico’ celebrado en Getafe. “Por eso pensamos que los videojuegos pueden animar a los pacientes a moverse, distrayéndoles por un rato de su dolor”.

    A Fernando Marqués, de 41 años, la idea de Parry le ha despertado el gusanillo; “yo no tengo consola en casa, pero me lo tengo que plantear”, bromea después de participar en una demostración junto a la investigadora estadounidense.

    En su caso, sufrió un accidente doméstico hace casi ocho meses mientras barnizaba unos muebles con un producto inflamable cerca de una fuente de calor. “Sufrí quemaduras de segundo y tercer grado en el 25% del cuerpo. Pies, pierna derecha y brazos”, relata a este periódico. Pasó casi dos meses ingresado en Getafe.

    Como explica la doctora Purificación Holguín, jefe del servicio de Cirugía Plástica del hospital madrileño, la rehabilitación física de los pacientes quemados es clave desde el primer momento para evitar secuelas funcionales de gravedad. “A lo mejor al principio, si el paciente está en Cuidados Intensivos, sólo se pueden hacer movilizaciones pasivas o rehabilitación pulmonar”, explica.

    “Aunque en el hospital te hacen rehabilitación desde el primer día, es importante no dejarlo al irte a casa”, explica Fernando. Así que cada día practica una hora de rehabilitación con los fisioterapeutas, “porque la piel tiende a contraerse y es imprtante hacer ejercicio todos los días”. Lo que más le cuesta, confiesa, es arrancar el día por las mañanas, “porque después de toda la noche sin moverse la piel tira y cuesta arrancar”.

    Esta retracción de la piel puede llegar a causar inmovilización de las articulaciones, por eso, como explica la doctora Holguín, las mayores secuelas en pacientes con quemaduras graves coinciden con las zonas del cuerpo donde se producen las flexiones, como las manos, codo, rodillas, pie…

    Fernando coincide con la doctora Parry en que los videojuegos interactivos (tipo Wii, X Box Kinect o PlayStation 3 Move), que obligan a movilizar todo el cuerpo, pueden ser más motivadores y entretenidos que la rehabilitación tradicional; “haces movimientos, te esfuerzas por ganar y eso hace que te esfuerces más”, explica el paciente. “De momento sólo lo han probado dos de nuestros pacientes, pero están encantados”, admite Holguín, aunque de momento Getafe no incorpora los videojuegos dentro de sus terapias de rehabilitación; “por lo que nos ha contado Parry, estos ejercicios con la consola se realizan controlados por fisoterapeutas y rehabilitadores para que los pacientes lo hagan correctamente y no haya secuelas”.

    “El videojuego es sólo una herramienta más de la rehabilitación de estos pacientes”, subraya por su parte la doctora Parry, junto a masajes, prendas especiales, masajes y terapias manuales, además de los necesarios injertos y trasplantes de piel. “Pero es verdad que estas consolas son más entretenidas y permiten a los pacientes motivarse y jugar en familia”.

    FUENTE

    De hecho, en un trabajo con 17 niños quemados presentado en un congreso en EEUU, Parry mostró que la eficacia en la rehabilitación motora que se logra con los videojuegos es similar a la de las terapias tradicionales, y al mismo tiempo logró una mayor reducción en las escalas de dolor de los pacientes. “Los videojuegos interactivos son un buen complemento de las terapias rehabilitadoras y deberían considerarse para su uso en casa después del alta para mantener la recuperación motora en pacientes con quemaduras”, concluye.